Home / Tlahuac

Tlahuac

Es conveniente señalar que se han dado distintas versiones acerca del significado de la palabra Tláhuac; en el códice mendocino se representa un apantli (acequia-zanja por donde circula agua) en medio del cual emerge una vírgula (vara pequeña) invertida llamada cuitlatl, (excrescencia)

Sin embargo el doctor Antonio Peñafiel, defiende que Cuitlatl no significa suciedad y que proviene de ahuautl es decir “que nace en las piedras de los lagos” y de acuitlapan cuitlapan, que por los giros muy comunes del idioma, quedan convertidos en cuitláhuac, sinónimo de Cuitlahuacan, “lugar que tiene tecuiltlatl” o “en el agua de tecuitlatl” que es una especie de ahuautli, moho que se cría o reproduce adherido a las piedras de los lagos.

Otra versión nos dice que Cuitláhuac es una palabra compuesta por los términos cuica y atlahuac. Cuica significa “ cantar, gorgojear ” Alauac por su parte quiere decir “dueño del agua, señor soberano ” de atl y aua agua si se juntaran las palabras diría Cuicuatlahuac, Cuitlahua, siendo su significado “ canta el dueño del agua o el señor soberano del agua canta”.

Es claro que Tláhuac es aféresis de la palabra Cuitláhuac. Esta palabra Cuitláhuac se deriva del náhuatl auitlauia que quiere decir “ tener cuidado o estar a cargo de algo ”, según el vocabulario de la lengua castellana y mexicana por el carácter del idioma mexicano, es presumible que la primera a de auitlauia se haya unido a la otra a de atl que significa agua. Hua, además indica posesión y la c es locativa, de modo que la traducción sería :

Debido a que Tláhuac es una versión corta de Cuitláhuac, cuyo significado es “En el lugar de quien cuida el agua”

[wpgmza id=”1″]

(0)

un comentario

  1. Las obras completas de Vicente Lombardo Toledano y el esfuerzo por la soberanía nacional

    Por Gastón Pardo

    La lectura de la obra de don Vicente Lombardo Toledano, editado con minucioso tacto por el Centro de Investigaciones que lleva su nombre, nos coloca ante la oportunidad de revitalizar los enlaces de su expresión, que es la mayor de la historia de México, con la raíz de la cultura latina que se halla en Francia y que ha sido bien estudiada por Alain Peyrefitte.

    Este enlace es indispensable para entender la crisis de todas las crisis que afecta de manera ontológica a la clase política mundial y sobre todo a la de México que es la más deficiente, con las aportaciones del análisis del mundo moderno a cargo de los filósofos Alain Benajam y Philippe Grasset.

    Es impostergable que se despierte el interés de México por el geopolítico Xavier Raufer, el único pensador europeo que aporta al desastroso presente el formulario para la sobrevivencia de la cultura y de los estados nacionales, amenazados por la criminalización de las estructuras financieras y geopolíticas.

    El doctor Gonzalo Aguirre Beltrán

    Un documento fundamental entre los muchos editados por el Centro de Estudios es el titulado Aportación de Vicente Lombardo Toledano al indigenismo mexicano, reimpreso en 1991. El interés por la antropología y la etnología del maestro Lombardo Toledano difundido también en francés, le procuró la atención del eminente antropólogo veracruzano. Después de todo los grupos náhuas y totonacas situados en el límite serrano de Veracruz y la Puebla natal de VLT hizo coincidir el interés científico de ambos personajes.

    Aguirre Beltrán llama la atención de su análisis sobre la Primera Conferencia Comunista Latinoamericana, de 1929, que tuvo lugar en Buenos Aires. Era la época en la que el tema de las razas gozaba de alta prioridad en la arena política que dominaba en Europa y América Latina. El fascismo alemán aún no alcanzaba el poder pero la aspiración mussoliniana a controlar el mare nostrum puso el tema en el primer escalón de la polémica cultural. A la aspiración hegemónica de las razas en pugna se le dio el nombre de darwinismo social, que vemos renacer este año 2016. Esta reaparición es una segunda etapa de las pugnas interétnicas alentadas por antropólogos formados en las escuelas anglosajonas de avivamiento del autonomismo.

    Ello explica que la crítica de la izquierda estuviese influida en ese tiempo por las tesis de José Carlos Mariátegui, contenidas en su libro Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana. Los postulados de este libro permearon la visión de la izquierda comunista mientras El libro rojo de Mao Tse tung estaba a la espera de poner en movimiento el autonomismo de las “comunidades” que ha sido tan bien aprovechado por la antropología anglosajona.

    Las tesis de Mariátegui llevaron a los comunistas de la América Latina a una estrategia distinta, como lo demuestra que el doctor Aguirre Beltrán calificara al texto de José Carlos de obra genial enmarcada por el materialismo dialéctico pero con luces y cualidades propias.

    En 1929 aún se sentía la fuerte presencia del anarquismo como fuerza precursora de la nueva factura ideológica y estratégica del movimiento obrero y de la organización comunista mexicana. La Komintern y sus primeros cuatro congresos leninistas fueron bien comprendidos por el encargado del poder ejecutivo mexicano Venustiano Carranza bajo cuyo aliento se formó el Partido Comunista de México con la contribución de anarquistas estadounidenses e italianos (fueron italianos los carbonarios que desde 1826 al menos cuando bajo su influencia se fundó el rito masónico nacional mexicano, que fue el eje del partido liberal de Andrés Quintana Roo, Valentín Gómez Farías y más tarde de Juárez) y la Casa del Obrero Mundial (COM). Al ocupar el poder presidencial el general Alvaro Obregón en 1920 el Partido Comunista comenzó a dispersar su influencia en el territorio nacional.

    A la vez, la CROM apoyada en la COM aparece en 1918 como la mayor central del movimiento obrero mexicano y alcanza su mayor relieve al participar en las actividades electorales de los generales Alvaro Obregón y Plutarco Elías Calles, en 1920 y 1924. VLT ocupó en 1921 la cartera de secretario de Educación en la central recién formada. También fue el gobierno obregonista el que fomentó el muralismo mexicano al poner los edificios públicos a disposición de la labor creativa de los pintores con Diego Rivera a la cabeza.

    ¿Es hoy parte de la ortodoxia marxista hablar de una nueva latinidad?

    Los historiadores Alfred y Kathryn Hanna dicen en su libro Napoleón III y México que el objetivo perseguido por el emperador francés, antiguo carbonario, era el de formar un bloque latino con París en calidad de árbitro cultural y económico y con Roma como cabeza espiritual. Este diseño a todas luces emanado de la influencia recibida por el Napoleón emperador del ambiente aristocrático en el que se apoyó para lanzar su estrategia “latina” sobre los países de habla española y portuguesa de América Latina a partir de los Estados Confederados de América, apoyados por Inglaterra y la creación de monarquías en América del Sur. Napoleón terminó siendo derrotado por quienes implantaron el diseño republicano en el continente: Lincoln y Juárez.
    La tesis de la latinidad resurge en 1944 cuando estando el bloque fascista a punto de perder la contienda mundial los grupos derechistas comienzan a lamentar que los países latinos con Italia y Francia a la cabeza no serán sentados a la mesa de las grandes negociaciones de la posguerra.
    Lombardo Toledano atacó esta postura y destacó que los países latinos, protagonistas de la mayor resistencia al fascismo como los dos mencionados, formarían regímenes republicanos y democráticos precisamente por su destacado papel en esa Resistencia.

    Pero estamos en 2016 y la humanidad entera se encuentra bajo la amenaza de la destrucción y la autodestrucción de sus estructuras progresistas. La lucha de razas ha recuperado el espacio perdido con el final de la Segunda guerra Mundial. El marxismo ha sufrido fuertes descalificaciones como método capaz de afrontar a lo que se denomina la crisis de todas las crisis o crisis final. La pérdida de la fe en el futuro comunista de la humanidad gana terreno.

    El site francés Boulevard Voltaire nace como recurso crítico de la gran crisis del mundo y en él se dan cita comunistas y derechistas incluso los monarquistas, coincidiendo todos en sus señalamientos. Francia sigue siendo la reserva cultural del mundo, la fuente de cuestionamientos y soluciones como las que da el criminalista doctor Xavier Raufer. Vale la pena reflexionar sobre estos temas.

    México ya cuenta para su autodefensa con la obra completa de don Vicente Lombardo Toledano como arsenal para la defensa de la cultura y con el sello de la Secretaría de la Educación Pública como marca de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *