Home / Cultura / ¿Qué tan efectivo es el cupido cibernético?

¿Qué tan efectivo es el cupido cibernético?

Ciento cuarenta y cinco pesos mensuales podría ser el precio del amor verdadero. Al menos esa es la promesa de los portales de citas por Internet. Esta cantidad te permitirá conocer personas con intereses afines a los tuyos.

Así funcionan los servicios de matchmaking y los profesionistas de hoy parecen agradecer que exista la posibilidad de buscar a su pareja ideal a través de la computadora, sin tener que descuidar sus actividades.

Los factores por los que una persona utiliza estos servicios son diversos, desde la curiosidad hasta la falta de tiempo por una demandante vida laboral. La doctora Jacqueline Cortés Morelos, psiquiatra de la Facultad de Medicina de la UNAM, comentó que las causas “no necesariamente se relacionan con los divorcios, sino que con los diferentes estilos de vida que dejan poco tiempo para conocer personas y tener citas”.

Hay varios aspectos por los que una persona, casada o no, utiliza este método para socializar, “desde personas que no son capaces de comprometerse por diversas causas y buscan relaciones superficiales y sin compromiso, hasta quien en casa no encuentra en su pareja actual a alguien que cumpla con sus expectativas”

En muchos casos hay trastornos de la personalidad, pero también pudiera tratarse de otro tipo de trastornos como, por ejemplo, fobia social o angustia ante el hecho de mostrarse en ciertas situaciones.

Este tipo de portales trabaja de la siguiente manera: el usuario crea una cuenta con su información y el sitio utiliza un algoritmo conocido como “algoritmo de la felicidad”, para mostrar los perfiles más compatibles, con base en esas coincidencias entre los perfiles y los criterios que los propios usuarios establecen al inicio. Se trata de un conjunto ordenado y finito de operaciones que permite hallar la solución de un problema, en este caso de la formación de parejas compatibles.

Para todos los gustos

Las opciones para encontrar pareja en Internet son casi tantas como los gustos en el mundo. Algunos portales les piden a los usuarios una edad mínima de 25 años para registrarse y hay un equipo de profesionales (psicólogas y coaches personales) que entrevistan a los usuarios para corroborar los datos y asegurarse de que no sean casados.

Otras, por el contrario, ofrecen encontrarles pareja a personas casadas bajo el lema “la vida es corta”. También existen opciones excéntricas que se enfocan en emparejar a “millonarios certificados” además de contar con un espacio exclusivo para celebridades.

Se trata de un fenómeno derivado de las tecnologías de comunicación. Cabe mencionar que todos los portales de matchmaking utilizan el “algoritmo de la felicidad”, para asegurar que sus usuarios encuentren a la mejor pareja posible, con la promesa de que los cupidos virtuales los ayudarán a encontrar “el amor verdadero.”

Fuente: UNAM Global

1

Vea tambien

La comunicación después de los medios

Resultado directo de la revolución digital que recorre el mundo desde hace una generación, los …

Deje un comentario