Home / Salud / Los dos ingredientes indispensables para tu autoestima

Los dos ingredientes indispensables para tu autoestima

La autoestima es una autoevaluación. Nos valoramos a nosotros mismos según las experiencias que hemos vivido, cómo las hemos interpretado y qué hemos sacado de ellas. Son muchas cosas las que influyen en ese autoexamen constante. De esta manera, podemos decir que somos feos, guapos, útiles, inútiles, buenos, malos, etc.

La autoestima no solo influye en la forma de vernos o de pensar. Influye también en cómo nos enfrentamos a la vida. Aquellos que posean una generosa dosis de autoestima, afrontarán el mundo con más entereza y decisión. Por supuesto, son estos los que más probabilidades tienen de alcanzar sus objetivos, y eso les alimenta más su ánimo. Pero aquellos que tengan una autoestima baja se sentirán temerosos ante el mundo que les rodea, tendrán dificultades para tomar ciertas decisiones y tenderán a fracasar en sus empresas. Lo cual, les seguirá minando el ánimo.

Sí. La autoestima funciona como una pescadilla que se muerde la cola. Funciona en ambos sentidos.

Los dos ingredientes de la autoestima

Dependiendo desde dónde investiguemos, la autoestima puede tener más o menos componentes; pero voy a destacar solo un par, los más generales, para hacerlo más sencillo de comprender. Reflexiona:

¿Qué crees que la gente piensa de ti?

Esa es tu autoimagen. La representación mental que tienes de ti mismo. Muy resistente al cambio y que depende no solo de lo que creas de ti, sino también de las impresiones que crees que la gente se lleva de ti.

¿Qué es lo que mejor y peor se te da?

Es una buena manera de explorar tu autoeficacia. La autoeficacia percibida es la evaluación que haces tú mismo o tú misma de lo útil o inútil que te sientes ante una situación concreta o, incluso, en tu quehacer diario. Es un elemento motivador, ya que anima a hacer muchas cosas si nos sentimos útiles.

La combinación de ambos pensamientos conforma tu autoestima. Y aquí comenzamos a matizar.

El equilibrio de nuestra autoestima

Puede darse que te sientas muy capaz de hacer cosas, pero no te valores por ti mismo lo suficiente como para hacerlas. ¿De qué podríamos estar hablando? Exacto, de una autoimagen pobre, aunque nuestra autoeficacia sí es óptima. También puede pasar al contrario: tienes una imagen muy plena de ti, pero sientes que no tienes nada que aportar al mundo o que no sabes hacer nada especial. Tu autoimagen está bien, pero tu autoeficacia percibida falla.

Como podemos ver, tener un registro dañado termina arrastrando o bloqueando al otro, haciendo que nuestra autoestima se vea afectada. Sin embargo, podríamos invertir esta norma y hacer que funcione a nuestro favor. Si trabajamos adecuadamente ese ingrediente perjudicado, indirectamente podríamos insuflar vida al otro. Todo es cuestión de encontrar el equilibrio y saber intercambiar los pesos en nuestra balanza.

Tenlo en cuenta la próxima vez que pienses en cómo realzar tu autoestima. O más común incluso, cuando pienses en qué hacer para aumentar la de alguien querido. “Levantar” la autoestima no es ensalzar nuestro ego al punto de convertirnos en narcisistas cínicos. No. El secreto es más sencillo, aunque nunca más fácil: se trata de encontrar un equilibrio entre lo que vemos de nosotros mismos y lo que somos capaces de hacer.

No se trata tanto de tener “más autoestima”, que tener una “sana autoestima”.

The post Los dos ingredientes indispensables para tu autoestima appeared first on muhimu.

Fuente: muhimu

2

Vea tambien

Reportan que 74 por ciento de los chilenos tiene exceso de peso

Notimex El 74.2 por ciento de los chilenos presenta un exceso de peso corporal, reveló …

Deje un comentario