Home / Organismos civiles del mundo exigen a la COP13 frenar la alteración permanente de especies

Organismos civiles del mundo exigen a la COP13 frenar la alteración permanente de especies

En el marco del Conferencia de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad COP13, que actualmente se celebra en Cancún, Quintana Roo, 160 agrupaciones civiles de todo el mundo demandaron a la ONU detener las investigaciones relacionadas con los “impulsores genéticos”, tecnología con  la que se busca alterar de manera rápida y definitiva diversas características de una especie, animal o vegetal.

“Los impulsores genéticos son un capítulo nuevo en la investigación de ingeniería genética, es tecnología diseñada para forzar un rasgo genético en una población, en una especie, es decir: es una tecnología pensada para modificar especies enteras, de manera permanente, o incluso extinguirlas”, explicó Dana Perls, integrante de la agrupación internacional Friends of Earth (Amigos/as de la Tierra).

La ambientalista puso dos ejemplos del alcance de los impulsores genéticos: en materia agricultura, explicó, podría liberarse un agente sintético que volviera ciertas especies de maleza permanentemente vulnerables a un pesticida específico; o en el caso de especies animales, podría provocarse una alteración en insectos considerados agentes transmisores de enfermedades, para provocar su extinción.

“El problema de todo esto es que no sabemos en realidad cuáles son las repercusiones de intervenir de esa forma en el medio ambiente: si erradicamos una especie de mosquito que consideramos perjudicial, esa especie podría ser sustituida por otra más agresiva.”

Por otra parte, abundó, “no sabemos cómo interactuarán estas nuevas especies alteradas genéticamente con su entorno: con otras especies, con el ambiente, y eso puede repercutir no sólo en la supervivencia de una especie u otra, sino en la salud pública, y en la vida social y económica de los países”.

La demanda de estas 160 agrupaciones, aclaró, no es detener definitivamente estas investigaciones, sino declarar una “moratoria”, es decir, detenerlas temporalmente, y permitir a los países del mundo desarrollar mecanismos de vigilancia y control de estas nuevas tecnologías, dado que “ya están desarrollándose, sin supervisión, sin control, sin evaluación y sin regulaciones”.

Entre los grupos civiles que promueven el establecimiento de esta moratoria está la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, la organización Vía Campesina Internacional, la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica, y la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (esta última de México), entre muchas otras.

“Por ahora, estas tecnologías siguen en desarrollo y los expertos aseguran que se requiere al menos una década más para poder emplearla con seguridad –detalló Perls–, pero desde el año pasado comenzamos a ver un aumento en las presiones por parte de algunos sectores, para papurar la aplicación de estos impulsores genéticos, aunque no haya sido verificada su seguridad. El problema es que basta que un solo agente modificado sea liberado al ambiente, para que altere toda su especie en un par de generaciones, en un proceso que es totalmente irreversible.”

La aplicación de estas tecnologías debe ser debatida, remató, entre todos los sectores de las sociedades del mundo, “no sólo entre un pequeño grupo de científicos”.

Esta petición fue presentada en Cancún, luego de que en esta ciudad iniciaran diversos encuentros internacionales relacionados con conservación y desarrollo: el Foro de Negocios y Biodiversidad, la Cumbre Global de Biodiversidad de Ciudades y Gobiernos Subnacionales, el Tercer Foro de Ciencias para la Biodiversidad y la Cumbre Múuch’tambal sobre Experiencia Indígena y Diversidad Biológica.

1

Vea tambien

CAIC´S de Mineral de la Reforma inician Ciclo Escolar 2017-2018

Redacción Visto Bueno Con éxito se llevó a cabo el arranque del ciclo escolar 2017-2018; …