Home / No escribir sobre la sexualidad gay sería cobarde: Alberto Fuguet

No escribir sobre la sexualidad gay sería cobarde: Alberto Fuguet

Alberto Fuguet escribe sobre hombres y sus relaciones sin tapujos. Para este escritor chileno de la generación X, hablar sobre la sexualidad de sus personajes homosexuales es algo natural y legítimo. “Sería un error, sería ser cobarde” evitar el tema en mis historias, dice.

Por ser explícito al describir los encuentros emocionales y sexuales de sus personajes ha sido criticado, pero asegura que nunca hay que pedir perdón ni permiso por lo que se escribe.

“Si uno va a escribir un libro que trata sobre el mundo gay me parece que no hacerse cargo del sexo sería para que me diga ‘no mames’, para que el lector se enoje”, señala en entrevista con Animal Político desde la Feria Internacional del Libro de Oaxaca.

“Yo entiendo que en el cine comercial y la televisión los desnudos y este tipo de gestos más sexuales para el espectador no hacen falta, pero al escribir yo estoy usando ficción, mi imaginación, yo tengo derecho a escribir sobre esos temas, a escribir situaciones entre hombres”, añade el chileno.

Fuguet asegura no ser autor de literatura gay, aunque ser catalogado así no le molesta, incluso se siente honrado.

“Soy un escritor y no necesito rótulos… si alguien quiere tildarme de escritor gay me siento honrado. No hay de qué avergonzarse, hay gente que se niega a escribir de temas gay”, explica Fuguet.

Fuguet habló en la FILO de sus libros más recientes, ambos abortan la temática homosexual: Juntos y solos, una compilación de 13 relatos publicados anteriormente, y Sudor, una novela sobre el mundo gay y en la que dos de sus personajes están inspirados en el escritor mexicano Carlos Fuentes y su hijo.

La polémica por Fuentes

Sudor trata sobre Rafael Restrepo Carbajal, un escritor octogenario mexicano-colombiano y su hijo veinteañero, Rafita, quienes visitan en Santiago de Chile a Alfredo Alf Garzón, un editor chileno que trabaja en la editorial Alfaguara.

Los Restrepo están inspirados en Carlos Fuentes y su hijo. El libro Retratos del tiempo publicado por los mexicanos a finales de los 90 es el punto de partida de la novela de Fuguet.

“Eso lo transformé y fue mi punto de partida para crear una novela cómica, una novela sátira, una novela gozosa, sexual, descarnada, una novela pop sobre una ciudad en latinoamericana (Santiago) y dos para reírme un poco del mundo literario”, explica el autor, “todo lo que yo cuento es invento”.

Pese a que considera que actualmente se puede y se ha escrito de todo, las consecuencias de tocar temas homosexuales son distintos al de las historias convencionales entre hombres y mujeres.

“Yo creo que siempre se puede escribir de todo en general, se ha escrito harto de todo pero las consecuencias son distintas, no puedes publicarlas, tienes que autopublicarlas, recibir censura, cancelar presentaciones, imaginar que el libro no existe”, destaca el autor.

Esta referencia a Fuentes, uno de los escritores mexicanos más conocidos, tuvo consecuencias para presentar el libro en la Ciudad de México en semanas pasadas.

“Me dijeron que no era el momento, estaba todo listo para hacerse pero no era el momento, nunca me explicaron bien por qué. Yo no soy tonto, intuí que había presiones, alguna gente estaba enojada, me pareció que nadie tampoco me estaba felicitando”, dice.

Aun así, su libro encontró foro en la FIL de Oaxaca y será presentado también en la FIL de Guadalajara.

Para Fuguet hubo quien no entendió que el libro es un reconocimiento a la figura de Fuentes, un “escritor blockbuster”, como él lo llama.

“Les pareció de mal gusto, les pareció vulgar el unir el tema de Carlos Fuentes con lo gay, les pareció de mal gusto, eso es lo que me han informado. Esto no pasó en otras partes. El libro está funcionando más por contar el tema gay, por contar una realidad, mostrar una realidad a la que muchos mexicanos se sienten súper cercanos”, detalla.

Sobre si los lazos emotivos y sexuales de los protagonistas de una de sus últimas obras, Sudor, son descritos “con pelos y señales”, dice convencido:

“(Es mejor) arriesgarse como en Sudor a que sea considerado excesivo, porno, yo prefiero equivocarme que no atreverme. Y no hay que pedir perdón ni permiso”.

Entre los temas que aborda Sudor está como se relacionan los millennial gay.

“El tema Carlos fuentes no es tema porque ellos no saben quién es, en cambio sí saben lo que es Grinder, sí saben lo que es sexo exprés, sí saben que los gay pueden tener sexo y transformarse en amigos y no terminar como enemigos. Son temas del siglo XXI, la idea de lo gay, de los amigos como la nueva familia, esos temas están en Sudor.

Otro de los temas del libro es el choque entre un hombre de la generación X que no entiende las nuevas formas de relacionarse de los millennial.

“Uno de los personajes principales un tipo de cuarenta y tantos tiene que hacerse cargo de un millennial, un colombiano mexicano que es gay desprejuiciado y loco”, dice sobre el personaje de Rafita Restrepo.

Sobre la generación de autores millennial que viene señala que ellos se han atrevido a explorar nuevos temas que los autores mayores no. Han sacado los temas que permanecían “en el clóset”.

6

Vea tambien

Mujeres veracruzanas se han convertido en generadoras de empleo: RPG

MARÍA ÁLVAREZ. Veracruz, Ver.- Durante la administración municipal de Ramón Poo Gil, se han realizado …