Home / noticias / Hay progreso en América Latina: Vargas Llosa

Hay progreso en América Latina: Vargas Llosa

*Advierte sobre riesgos del advenimiento de democracias populistas

América Latina es mucho mejor que cuando era joven, ha progresado, aunque las desigualdades sean atroces y aunque muchos latinos no tengan igualdad de oportunidades, la región está, sin ninguna duda, mucho mejor que hace 20, 30 o 40 años, aseveró el escritor peruano-español Mario Vargas Llosa.

El Premio Nobel de Literatura 2010, quien vino a la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara a presentar su novela “Cinco esquinas”, reconoció el hecho de que hoy América Latina cuente con gobiernos civiles, nacidos de elecciones, con democracias muy ineficientes y corrompidas, pero preferibles al pasado de dictaduras militares “que nos mantuvieron en el atraso y desarrollo”.

En la actualidad, expuso, los grandes consensos en la región están a favor de la democracia, de gobiernos civiles nacidos de elecciones, con el sello utópico de la sociedad perfecta; “lo que queremos es democracias menos corrompidas, más eficientes”.

“El grueso de los latinos ha entendido que por ahí es donde se llega a derrotar a la pobreza, al subdesarrollo y hacer progresar la justicia”, consideró.

Para el autor de obras como “El sueño del celta”, hay progresos en materia cultural en la región, en varios campos, aunque aún no hemos alcanzado el ideal.

“Sí hay progresos, pero hay que estar conscientes de los peligros que nos rodean y el inmediato es el de un demagogo, populista, nacionalista, en la Casa Blanca, porque lo que ocurre en Estados Unidos, repercute sobre América Latina; somos vecinos cercanos y no se diga el caso de México, que sería brutalmente afectado por las políticas de Trump si las llega a poner en práctica”, advirtió.

Subrayó que será trágico para América Latina, el que Estados Unidos se convierta en una democracia populista de la que vengan solo malos ejemplos para el resto de la región.

Cuenta que en algunos casos, la sociedad aprende la experiencia ajena, pero en otros no. “Hay que vivir la experiencia para sacar provecho de ella, pero hay ciertos fenómenos que parecen incapaces de ser completamente erradicados de una sociedad”, señaló.

Y uno de ellos es el nacionalismo, pues al terminar la Segunda Guerra Mundial había una especie de horror frente al nacionalismo que había probado dos cataclismos con millones de efectos y el mundo pareció haber entendido el peligro que había y la necesidad de erradicarlo de la vida de las naciones.

Eso contribuye a que enemigos tradicionales, de pronto decidieran olvidarse de sus rencillas, acercarse y constituir una comunidad fraternal para dar juntos por la batalla por el progreso económico y de eso resulta Europa.

“Tenemos que ser conscientes en el caso de América Latina es flagrante, el nacionalismo nos ha hecho estragos, nos ha mantenido en el subdesarrollo, y a lo largo de la historia nos hemos pasado matándonos entre nosotros y a veces en el seno mismo de la sociedad, por prejuicios, por ideas estúpidas que son desmentidas por una realidad en todos los lugares en que esas ideas se aplican”.

Bajo el sello Alfaguara, Mario Vargas Llosa presentará mañana en la FIL su más reciente novela titulada “Cinco esquinas”, que no es más que el relato de un mundo amenazado por el cinismo, la ambición, la miseria moral y la violencia.

A lo largo de sus páginas, el autor ofrece un retrato del Perú de 1990 y crea un mural en el que personajes de distintos ambientes sociales se ven afectados por el pavor provocado por el terrorismo de Sendero Luminoso, el periodismo amarillista y la corrupción asociada a las esferas de poder durante el gobierno de Alberto Fujimori.

El escritor comentó que la intromisión del poder es algo que sucede por igual en dictaduras y democracias, como el caso de Fujimori, quien creó un sistema intimidante en la prensa: la prensa chismográfica, entendida como aquella que escarba en la intimidad de los personajes públicos.

Así, en “Cinco esquinas” se muestra esa utilización malévola del periodismo para cuestiones políticas y cómo eso degrada a la vida política y el efecto que tiene en los propios medios de comunicación.

En este sentido, Vargas Llosa dio cuenta del núcleo fundamental de la obra, que gira en torno a la prensa que se dedica a publicar la intimidad de personas conocidas para atender a un público específico, fenómeno que afecta a todos los países, ya sean de primero o tercer mundo.

Y es que, dijo, hay una constante curiosidad por el escándalo, por entrar en la intimidad de las personas públicas, donde los prestigios y reputaciones se desmoronan.

El problema no es el periodismo sino que se trata de un problema cultural: “la cultura se ha vuelto un entretenimiento y, por lo tanto, los límites y los frenos éticos han desaparecido, ocultándonos el rumbo como sociedad”.

Por otro lado, el contexto político de la obra se sitúa en aquel panorama conflictivo que creaba distorsiones sociales en su natal Perú, donde “era bastante frecuente que las cenas duraran toda la noche como una forma de burlar el toque de queda”.

Vargas Llosa comentó que, en ese clima de inseguridad e incertidumbre, de pronto el sexo puede parecer un refugio, una forma de enfrentar la inseguridad.

Pulso Político On Line / Notimex

1

Vea tambien

México está herido, con coraje y entereza saldremos adelante Rivera de Peña

México, 20 Septiembre “No hay dolor más grande que la pérdida de vidas de niñas, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *