Home / noticias / Empoderamiento y reinserción laboral, un camino para mujeres violentadas

Empoderamiento y reinserción laboral, un camino para mujeres violentadas

México, 25 de noviembre 2016 (Notimex).- Giovanna Plata vivió durante tres años lo que calificó como “El Castillo de la Pureza”, 22 años de matrimonio con maltrato físico, sexual, económico, psicológico y privada de su libertad junto con sus dos hijos, pero al momento de armarse de valor para denunciar a su agresor, se topó con una justicia que le dio la espalda.

Con claros y constantes señalamientos de las víctimas, algunas agencias del Ministerio Público y jueces se mantienen como un obstáculo en la defensa de quienes enfrentan violencia doméstica cuando quieren denunciar, a pesar de las acciones y políticas públicas que autoridades y organizaciones de la sociedad civil realizan contra esta problemática.

Giovanna, junto con Maribel Carrizal, Vanesa Alcalá y Aurora Cordero, quienes forman parte de la estadística del 49 por ciento de mujeres de la ciudad de México que en algún momento han referido haber sido violentadas por su pareja o esposo, coincidieron en señalar tratos de humillación y prepotencia por parte de los responsables de impartir justicia.

Con muestra de maltrato psicológico, económico, patrimonial, sexual o/y físico por parte de su pareja, incluso casos con marcas de golpes o la sustracción de sus hijos, los impartidores de justicia las señalan, cuestionan e ignoran, además de victimizar a sus agresores, lo que provoca que desistan en presentar sus denuncias.

Eso enfrentaron Giovanna Plata, al querer denunciar a su esposo por maltrato y privación de su libertad por tres años, junto a sus dos hijos; Vanesa Alcalá con maltrato desde el noviazgo; Aurora Cordero violentada física y emocionalmente, junto con su hija; y Maribel Carrizal, con un marido agresivo e infiel que la quitó a sus hijas.

Luego de vivir el peregrinar y rechazo en Ministerios Públicos y juzgados, las cuatro mujeres decididas a no permitir más violencia, tuvieron la suerte de llegar a las Unidades de Atención y Prevención de la Violencia Familiar (Unavi) del Gobierno capitalino, donde con ayuda integral de especialistas retomaron su vida y la de sus hijos.

Giovanna Plata vivió este maltrato 22 años por parte de su esposo, pero al perder ambos su trabajo en el noticiario Monitor, aumentó la violencia psicológica y económica de su conyuge al grado de prohibirle salir de su casa y no volver a llevar a sus dos hijos a la escuela.

Comparó esa situación con la película “El Castillo de la Pureza”, pues incluso tuvo que darle clases a sus hijos y sólo salir a la calle en situaciones necesarias, como el presentar exámenes en el sistema abierto y fingir una vida normal ante sus familiares, hasta que a mediados de este año pidió ayuda a la Unavi en la delegación Magdalena Contreras.

Maribel Carrizal este año también tomó la determinación de denunciar el maltrato intrafamiliar que sufría, por un esposo que se valía de ser policía en Ecatepec, para justificar frente a ella su agresividad y prepotencia, al grado de llevarse contra su voluntad y derechos a sus dos hijas, para que vivieran con su otra pareja.

Ocho meses duró la lucha por recuperar a sus pequeñas, sin poder denunciarlo por la vía legal por los obstáculos señalados, hasta que encontró el apoyo jurídico y psicológico del personal especializado de la Unavi, con lo que le cambio la vida, narró Maribel aún con lágrimas.

Programas Sociales y Unidades de Apoyo a Mujeres Violentadas

El director general de Igualdad y Diversidad Social de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) del gobierno de la Ciudad de México, Jesús Rodríguez Núñez, comentó que para apoyar y combatir este problemática, la capital cuenta con la Red de Unidades de Atención y Prevención de la Violencia Familiar (Unavi), así como programas sociales de avanzada para empoderarlas y hacerlas productivas.

Resaltó que hay una Unavi en cada delegación política, donde las mujeres reciben gratuitamente la atención psicológica, asesoría jurídica y trabajo social, además de contar con un Refugio y una casa de Emergencia para albergar a quienes corren peligro por la agresividad de su pareja, y donde actualmente hay 40 casos.

Rodríguez Núñez refirió que la Red de Unavi, de enero a octubre de este año, atendió a seis mil 411 víctimas de violencia familiar, de las cuales el 3.0 por ciento fueron hombres.

Agregó que las mujeres atendidas por las Unavi también se ven beneficiadas con programas como el Seguro Contra la Violencia Familiar, para apoyar a quienes enfrentan violencia de pareja y por situación de trata, sumando de 2008 a la fecha 18 mil 217 apoyadas, de las cuales, de enero a noviembre del año han sido dos mil 119.

Destacó que el apoyo a este programa, al cual se han incorporado a las mujeres trans que enfrentan violencia, es de mil 500 pesos mensuales y el pago de un seguro de vida, hasta por un año, para que puedan contar con un recurso económico y financiar sus procesos legales, “pero sobre todo iniciar una vida libre de violencia, lejos de su agresor”.

Además del programa de Reinserción Social para Mujeres Víctimas de Violencia Familiar de la Ciudad de México, que ha beneficiado este año a 509 derechohabientes, para apoyarlas en su independencia por una vida libre de violencia, impulsar su autonomía y empoderamiento, aunado a capacitación en los Cecatis y ayuda para obtener empleo.

Como primer avance de este acuerdo se ha contratado a 103 mujeres en el Gobierno y por medio del Programa de Coinversión para el Desarrollo Social de la Ciudad de México se ha desarrollado la estrategia para capacitar a más de 300 mujeres en distintos oficios con la finalidad de empoderarlas en el ámbito económico.

Beneficios que ahora disfruta Vanessa Alcalá, quien en seis años de noviazgo y más de un año y medio de casada, vivió con maltrato emocional y económico por parte del hombre que amaba y padre de su hijo, de quien logró separarse hace varios años, con apoyo de la Unavi.

Vanessa fue una las primeras 20 mujeres en recibir un horno para iniciar su panadería, junto con otras víctimas de maltrato que han logrado salir adelante, luego de obtener capacitación por parte de la cámara de la industria del pan y la Escuela Bancaria Industrial, como parte del programa de empoderamiento y el apoyo de Crecimiento Social Sostenido.

Aurora Cordero es otro caso que vivió la violencia junto con su hija, por parte de su pareja quien las golpeaba y en la última agresión, al denunciarlo, la ministerio público la amenazó con mandarla a la cárcel, por haber rasguñado al agresor durante su defensa.

Sin embargo, encontró el apoyo de Inmujeres y de la Unavi, con lo cual logró que le prohibieran a su pareja acercarse a ellas, además de la atención psicológica, capacitación y una beca para estudiar Derecho en la Universidad Insurgentes, como parte de los convenios logrados por la Sedeso.

Junto con estos programas, también se les ofrecen cursos, talleres y capacitación y empleos, para que cuenten con herramientas que les permita ser independientes de su agresor y generar una visión que posibilita oportunidades reales, una vez que han roto con los estereotipos y se han capacitado para emplearse, comentó.

La Ciudad de México ha tenido grandes avances en política pública y en materia legislativa, “sin embargo falta mucho por hacer, mientras la violencia contra las mujeres y las niñas no sea erradicada, la equidad seguirá siendo un sueño inalcanzable y los derechos de la mitad de la población seguirán siendo negados y poco visibles”, subrayó Rodríguez Núñez.

En su oportunidad, el director de Atención y Prevención a la Violencia Familiar de la Sedeso, Luis Manuel Reyes Alcaraz, destacó que la Ciudad fue la primera en contar con una Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia Familiar y en tipificar esta violencia como delito en el Código Penal.

“Fortaleciendo este marco legal con la expedición de otras leyes, como la de Igualdad Sustantiva entre Hombres y Mujeres y la de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia”, refirió.

Como parte de las acciones contra la violencia de mujeres y niñas, los funcionarios destacaron que como cada año, el Gobierno de la Ciudad de México se suma a la campaña internacional 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se conmemora el 25 de noviembre, con diversas actividades.

Fuente: Veracruzanos.info

1

Vea tambien

Se prevén vientos fuertes y tolvaneras en el noroeste y norte de México

Condiciones atmosféricas estables con baja probabilidad de lluvia, se pronostica para la mayor parte de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *